El artista puso en escena su particular concepción de la historia del arte en una Sala Santa María llena a rebosar.

gPV

Como se esperaba, el público respondió a la convocatoria y llenó la antigua iglesia hasta el último rincón. A lo largo de dos horas, GPV desgranó su visión del arte analizando ejemplos de los últimos seis siglos del arte en occidente.
Bajo el principio motor de lo que llamó belleza+placer, que ligó al propio origen de la conciencia humana, seleccionó casi 30 imágenes y una pieza musical que abarcaron desde el arte antiguo a la arquitectura contemporánea, con especial énfasis en sus momentos preferidos: el renacimiento, el barroco, el rococó, el romanticismo y el arte moderno.

A través de esa selección fue dando forma a un concepto de la sensibilidad, ‘el sentido que da sentido a los sentidos’, en el que se mezclan el amor al orden, a la geometría, al color o a la armonía, pero especialmente a la capacidad de producir y percibir la maravilla. Tras comenzar hablando del vacío de los jardines zen como espacio para la contemplación, se detuvo en al arte clásico y renacentista, en los que la armonía y la composición geométrica alcanzan un grado maravilloso. Reivindicó momentos históricos menospreciados a su juicio, como el Rococó, del que dijo que ‘es el único momento en el que occidente se ha acercado a la exquisitez del arte japonés’. Transmitió con vehemencia su admiración por los techos y frescos del barroco. Y casi pasó de puntillas por la pintura del SXX, del que afirmó que le interesa más la arquitectura.

Por supuesto (no sería él de lo contrario) también bramó, se encolerizó y lanzó diatribas contra aquello que se opone a su concepto de belleza+placer: la tecnología, que estuvo a punto de reventar el acto a causa de un ordenador que se negaba a funcionar; el arte social, del que llegó a afirmar que ‘eso no es arte’; o ciertos autores feístas o expresionistas contra los que precisamente reaccionó Villalta en los años 70 al definir su propio estilo pictórico.
Ya en el turno de diálogo con el público, el artista manifestó su predisposición a que parte de su obra se expusiera de forma permanente en Tarifa, y afirmó mirando las paredes de Santa María: ‘Incluso imagino ya el lugar donde podrían ir concretamente’.

En definitiva, un Pérez Villalta en todo su esplendor, una vez salvadas las deficiencias técnicas, que hechizó al público asistente. Todo un reencuentro cordial que ya tardaba en producirse.

KC quiere hacer público su agradecimiento a Guillermo Pérez Villalta y al numeroso público por hacer posible la magia.

RTVTARIFA

https://www.youtube.com/watch?v=suGrYHfGBfk

Duración: 26:18/31:03

20160423092004

Guillermo Pérez Villalta no sólo nos regaló desgranando su visión del arte analizando ejemplos de los últimos seis siglos del arte en occidente. También nos invitó a escuchar esta pieza, en el silencio absoluto de la Iglesia de Santa María. Un momento sublime y una sensación sobrecogedora que queremos compartir con todos ustedes.

https://www.youtube.com/watch?v=82-xbhfNR2g

Con este vídeo compartimos con todos nuestros seguidores todas las imágenes que  Guillermo Pérez Villalta nos mostró en su conferencia “Breve introducción al Arte” y a través de las cuales fue dando forma a un concepto de la sensibilidad, ‘el sentido que da sentido a los sentidos’, en el que se mezclan el amor al orden, a la geometría, al color o a la armonía, pero especialmente a la capacidad de producir y percibir la maravilla.
Agradecemos públicamente a José Vicente Araújo que haya colaborado realizando este vídeo.