Unos cuarenta ciudadanos se dieron cita en Santa María para leer fragmentos de El Quijote en una actividad que celebraba el cuarto centenario de Cervantes y Shakespeare